Ejemplos de Español de Chile

El español de Chile,2 castellano chileno o dialecto chileno3 es una variante del español propia de ese país, que presenta ciertas diferencias a lo largo de su área de distribución geográfica y entre las distintas clases sociales[cita requerida]. El español es el idioma oficial de facto del país, donde también recibe el nombre de «castellano»,4 y es hablado por casi la totalidad de los chilenos.5 Los otros dialectos del castellano que se hablan en el territorio chileno —aunque en menor medida— son el español andino y el español chilote.6 El español de Chile suele considerarse una unidad independiente en los estudios para establecer las zonas dialectales americanas.1 7

A pesar de que en el ámbito doméstico se registran simultáneamente casi todas las particularidades que se describen más adelante, en situaciones formales las diferencias con el español estándar son menores y suelen restringirse a la pronunciación y al léxico.

En zonas limítrofes de Argentina con Chile, se puede escuchar a los habitantes expresarse hablando con una pronunciación similar a la del castellano chileno y utilizando algunas palabras de él; sin embargo, a pesar de las semejanzas en la pronunciación, el uso del idioma, gran parte del léxico y las estructuras utilizadas corresponden totalmente al español rioplatense. Esta situación se registra principalmente en las zonas argentinas de Cuyo y, en menor medida, también en la Patagonia.

Expresiones características del español chileno coloquial son:

    altiro16 o al tiro, que quiere decir «inmediatamente» o «pronto».
    ¿cachái?, forma del verbo «cachar», probablemente del verbo inglés to catch,17 expresión más frecuentemente usada por la juventud con el significado de «¿comprendes?», «¿entiendes?» o «¿ves?».
    de repente, locución propia del español, pero que en Chile adopta también el significado de «a veces» y —al igual que en otros países como Uruguay y Venezuela—18 de «posiblemente».
    denante (contracción de de en y antes, también en denantes, considerado vulgar), término desusado en otros países que quiere decir «hace un momento».
    fome, voz que quiere decir «aburrido» o «sin gracia».19
    huevón (pronunciada güeón), coloquialismo que suele ser usado como peyorativo o como sinónimo de persona. Este término es un peyorativo y palabrota, que literalmente denota a un «hombre que tiene los testículos (huevas o «cocos») grandes o hinchados». En un principio, era un término despectivo para calificar a alguien de «poco inteligente», pero se ha convertido en una palabra con multiplicidad de connotaciones y significados, dependiendo del contexto y la prosodia: abarca desde una manera cariñosa de tratar a los amigos hasta un insulto a las capacidades intelectuales de alguien, aunque en algunos hablantes es sólo una muletilla. De esta palabra provienen huevada y huevear, también con multiplicidad de significados. Un ejemplo es que, en vez de decir «Mira esa silla», se diga: «Cacha esa hueá», o con personas: «Ese tipo habla tonterías» se diga: «Ese hueón habla puras hueás». Puesto que la palabra huevón ha perdido parte de su carácter despectivo, ha entrado en uso la derivación ahueonao, que se usa en vez de estúpido, idiota, poco atento, e inoportuno. Ejemplo: «Tienes que ser bien ahuevonado para pintar el auto de color rosado» o, como se diría, «Tení' que ser bien ahueonao pa' pintar el auto rosa'o po'».
    pues (pronunciada po' o poh), coloquialismo que va siempre al final de la frase para enfatizar la idea. En el caso de este término, además de Chile, es solamente en el dialecto andaluz en donde se pronuncia de una manera muy similar («po'»), o también de una manera más o menos abierta (también se dice «pué'»), pero no se utiliza como coletilla final de la frase, sino como sustituto de la palabra original 'pues'.