Ratings and Recommendations by outbrain

Con la tecnología de Blogger.
· Or. Subordinada · Adverbio · Artículo · Complemento · Conjugación · Conjunción · Fonemas · Género · Grados · Interjección · Lexemas · Nexos · Oración · Perífrasis · Predicado · Prefijos · Preposición · Pronombre · Sintagma · Sufijos · Sujeto · Verbo
· Haber · Ser · Estar

Arcaísmos Mexicanos

Arcaísmos

La primera impresión que produce el español de México para hablantes de España es que se trata de un habla conservadora. En efecto, no son pocos los casos en que el habla de México ha conservado modos antiguos de decir, sin dejarse influir por las innovaciones realizadas en otras zonas de la comunidad lingüística hispana. El hecho de que algunas voces o expresiones ya desaparecidas en el habla de España se sigan oyendo en México es la razón por la cual se ha señalado el "arcaísmo" como característica del español mexicano. Son arcaísmos respecto a España (porque en México es expresión y palabra vigente) expresiones como: se me hace (me parece), ¿qué tanto? (¿cuánto?), muy noche, dizque, donde (usado como condicional en expresiones como: «Donde se lo digas, te mato»). Los arcaísmos resultan más evidentes en el vocabulario. Palabras ya olvidadas en España conservan vigencia en México: pararse (ponerse de pie), prieto, liviano, demorarse, dilatarse, esculcar, luego, fierro (hierro), flama (llama), recibirse (graduarse), nadien o naiden por nadie.

A su vez, en México se consideran arcaismos el uso de "vosotros" y algunas expresiones y palabras que aún están vigentes en España, pero que no se usan prácticamente en territorio mexicano, como lo son "fontanero", "bañador", "chaquetilla" o "chaval".

Entre los arcaísmos se encuentran antiguas formas de conjugar verbos, usadas por lo general en poblaciones donde no hay mucha comunicación con el exterior, a saber: truje por traje, naza por nazca (de nacer), vide por ví, traiba por traía. Incluso en la capital es común para mucha gente (la mayoría de los habitantes de los pueblos y barrios originarios y en general en el territorio del Distrito Federal) usar una conjugación antigua del verbo hacer, haiga en vez haya, y emplear la terminación en -stes, como en hablastes o hicistes. También la pronunciación de la H fricativa en palabras como hediondo que en el habla rural se pronuncia jediondo y el uso de adverbios arcaicos como ansina 'ansí, así'.

Estas formas arcaicas o anticuadas para la mayoría de los hispanohablantes, persisten sobre todo en las zonas relativamente aisladas de la mayoría de la sociedad, constituyendo islas lingüísticas, como se ha señalado previamente. Así en las zonas serranas del Estado de Chihuahua, Durango, y Sonora es donde se pueden apreciar estas formas vivas aún, entre otros lugares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te invitamos a dejar aquí tu aportación